Hoy por hoy todo lo que el cliente necesita para buscar, comparar, decidir y posteriormente comprar, se encuentra en su móvil. Éste es su nueva cartera, ordenador y catálogo para realizar compras online y offline, siendo aquellas empresas que se adapten y faciliten los pasos de compra quienes más provecho saquen.

En un trascurso de 10 años, los españoles hemos cambiado el cómo pagamos.  Pasamos de usar las tarjetas con banda magnética a las de chip, poco después a las que también permiten realizar transacciones sin contacto “contactless”, y sin poder acostumbrarnos muy bien a ellas ya estábamos instalándolas en el móvil y pagando a través de él.

Según el informe “El Móvil en España y el mundo” realizado por Ditrendia, el 97% de los españoles usa un smartphone, y el 15% de ellos ya hacen uso del móvil como método de pago debido a su practicidad y funcionalidad. Los smartphones son el futuro y los negocios verticales lo saben, por ello en los últimos años, se han centrado en buscar formas efectivas de reducir las barreras de sus clientes al momento de realizar el pago, eliminando el importe mínimo con tarjeta, e incluso implementando TPVs inteligentes en los que solo se puede finalizar la compra con tarjeta o móvil vía contactless.

La seguridad es otro de los atributos que los españoles mas tenemos en cuenta al cambiar de una forma de pago, y allí es donde los bancos entran en esta ecuación, agilizando cualquier trámite desde el móvil, desde el consultar el saldo hasta el poder bloquear una tarjeta en caso de perderla. Esto sumado a las nuevas formas de desbloqueo del terminal hacen que el pago usando el móvil sea una de las formas más seguras de pagar.

El uso del móvil como método de pago abre la puerta a integrar los canales online y offline, permitiendo a las tiendas tener más control de como interaccionan con sus clientes, incrementando las posibilidades de realizar acciones de cross-selling y up-selling además de enviar notificaciones de proximidad a tienda física y/o mensajes de ofertas y promociones. Por otro lado, para el cliente también representa beneficios, como el estar siempre conectado, el agilizar el proceso de compra y no menos importante; tener todo lo que necesita en un solo dispositivo: el Móvil.